Medicina Placentaria

Tanto la materia como la presencia de la placenta, es medicina.

No existe nada ni nadie tan igual a unx como la placenta con la que fuimos gestadxs, por lo tanto, no existe medicina más perfecta que la que le brinda la placenta a cada ser. Toda la información genética de madre, padre y linaje la conforman , por eso solo es consumida por lxs integrantes de la familia.

Además de la misión que cubre dentro del cuerpo gestante, al ser alumbrada nos ayuda a restaurar las energías tras el esfuerzo del parto, aporta hierro, minerales y vitaminas. Balancea niveles hormonales, aumenta calidad y cantidad de leche, ayuda al útero a volver a su tamaño.

Descripción de preparados espirituales y medicinales:

 

Microdosis sublingual post parto inmediato.

Batidos para la primera semana post parto.

Tintura madre de placenta: basada en homeopatía y terapia floral.

Realizamos dos, una tiene alcance en el presente, físico y emocional, y la otra, en los propósitos, proyectos, intenciones, más allá de lo emocional.

Tintura de cordón: tiene alcance en lo físico, estados virales. Con la vida intrauterina, el cordón invisible que nos mantiene conectadxs con nuestra madre y con la tierra.

Cápsulas de placenta: pueden usarse para mejorar el ánimo, restablecer la energía, bioregular el organismo, involución uterina, galactogogo. Sostén en el post parto, puerperio, lactancia.

Aceite oleato placentero: cosmética de uso externo, regenerativo y energizante.

Pomada en base a placenta: preparada según el interés de la familia, muscular, cicatrizante, relajante, para masajes, etc.

Sales placenteras: pueden utilizarse para un baño.

Parches de amnios: tiritas regenerativas de uso externo, para desgarros vaginales, grietas en los pezones, quemaduras y heridas.

Impresiones de placenta: grabados artísticos, en papel acuarela, tela, colores.

Cordón umbilical deshidratado: para confección de atrapasueños con el cordón o dejarlo para infusión medicinal, que sirve para tratamiento bronquial.

Tambor de amnios y semillero: se fabrica con una calabaza seca o el objeto que la familia elija para este instrumento musical ritual. Para dormir, para volver al pulso del útero, para compartir. Se puede rellenar de semillas y transformarlo en sonajero.

Ofrenda a la tierra: siempre una porción va a la tierra, hogar sagrado recibe la matriz de vida del nuevo ser.